▷ ¿Como llevar una Vida Plena con Dios?

¿Cómo comenzar un nuevo año con Dios?

la Biblia nos enseña que ciertamente debemos olvidar lo que queda atrás y seguir adelante a la meta, ciertamente cada vez que comienza un año nuevo debemos dejar atrás todas las cosas que nos hicieron daño, las cosas que no nos hicieron progresar y aprender de ellas para que el nuevo año que entra podamos ser mejor persona aprendiendo del año anterior. En muchos casos los años nuevos de nuestras vidas fomentan retos problemas y montañas que debemos de superar, pero si somos unas personas conscientes y maduras podemos rescatar lo mejor del año pasado e invertirlo en el mismo año que entra. Un nuevo umbral, un nuevo muro, una nueva puerta que se abre, una nueva oportunidad para seguir adelante y dejar ciertamente el pasado dañino y rescatar lo bueno en Lo lindo de un nuevo año que Dios nos está regalando.

No se puede negar que tu año pasado haya sido un año de muchas bendiciones, pero como no somos conformistas quiero motivarte a que el año que entra también puede hacer un año no solamente con el mismo número de bendiciones que el pasado sino uno mayor, lo que representa un reto y los retos por lo general representan cierto miedo en las personas y allí es cuando te instó a que pongas tus afanes en Cristo para que este nuevo año sea el cliente de las fortalezas no solamente para olvidar lo malo del año anterior sino que Esforzarte para que las bendiciones que tuviste antes se multipliquen en gran manera.

 ¿Cuáles Esfuerzos conllevan un nuevo año?

Este nuevo año no será gratis, conllevará esfuerzo, dedicación y Búsqueda del Señor, pero debemos recordar que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece, y aparte recordar que Dios siempre está con nosotros, No importa lo difícil que puede hacer el camino, no importa lo difícil que puede hacer el sendero, Ni lo alto de la montaña de los 365 días de un año nuevo, que trae consigo problemas es verdad, Pero también trae consigo la oportunidad de brindar bendiciones mucho mayores a las del año pasado porque Dios tiene pensamientos para con nosotros que son de bien y nunca de mal siempre son de provecho y nunca de perdición.

Cada reto que se nos presente en nuestra vida es un reto que debemos de esforzar para superarlo ya que si logramos sobrepasarlo No solamente alcanzaremos la meta o el objetivo que tanto deseamos, sino que también quedaremos más fuertes y más aptos para podernos enfrentar a futuros retos. Un nuevo año no se escapa de esta ley tan verdadera, un nuevo año es un reto que superar, una montaña que sobrepasar, un sendero ardiente en el cual debemos esforzarnos para llegar hacia ese sitio de descanso que será nada más y nada menos que un año próspero y lleno de victorias.

¿Cómo afrontar los problemas de un nuevo año?

Pongamos nuestra fe y nuestra esperanza en Dios que siempre nos ayudará sin importar la meta que queramos llegar, sin importar lo duro que sea el camino y esto lo digo basándome única y exclusivamente en su grande maravilloso y potente amor para con nosotros sus hijos, quienes lo seguimos, (y si actualmente no formas parte de este pelotón de guerreros pues puedes unirte simplemente teniendo fe en que él puede ayudarte apartándote del pecado y diciéndole que entré a tu corazón no se necesita una oración muy mecánica ni muy estudiada Recuerda que simplemente el malhechor que estuvo crucificado al lado de Jesús no hizo ninguna oración muy larga, simplemente fue su corazón quién le habló directamente al corazón de Cristo el señor pudo entenderlo y lo perdonó y ayudó a sobrepasar ese año pasado de sufrimiento y dolor y los puso al tener años de Victoria allá en el cielo junto a Cristo).

¿Cómo ver el nuevo año que entra?

Dios repetidamente en las escrituras nos dice Y recuerda con mucho amor y cariño que va a estar con nosotros siempre hasta el fin del mundo, el problema es que muchas veces nosotros no creemos a esa palabra y nos afanamos delante de cada problema que se nos presenta al frente. Cada año es un nuevo reto y dependiendo desde punto de vista que se mire puede simbolizar un problema para cada persona, si estás enfermo y entra un nuevo año seguramente pensarías que este nuevo año también pasarás enfermo todo está en tu mentalidad, pero sobre todo en tu fe, Recuerda que cuando Cristo nos dice que tendremos aflicciones podríamos verlo desde el punto de vista de que el nuevo año tal vez pueda ser una aflicción que afrontar, pero también ten en cuenta que nos dice que Confiemos que él ha vencido al mundo Por ende no debemos estar afanosos, preocupados, ansiosos y mucho menos angustiados porque un nuevo año ha de venir, mejor estemos contentos porque ese nuevo año nos va a moldear de una forma u otra y terminaremos más fuertes, más fortalecidos y sobre todos más bendecidos míralo desde el punto de vista que será un nuevo año en el cual estarás con tu familia, en el cual crecerás en el trabajo, en el cual tus conocimientos de la Biblia y de la sociedad aumentarán y podrás diferenciarte de los demás.

Cada día que el Señor nos regala es una oportunidad para así poder cumplir nuestras metas, nuestros sueños, puede que con el pasar del tiempo muchas de las cosas que nos hemos propuesto no se hayan cumplido, pero no nos debemos desmotivar sino aprovechar cada oportunidad para poder lograr aquello que hemos trazado, dice la palabra de Dios que sus pensamientos son de bien y no de mal y que sus caminos no son nuestros caminos, los de Él son más altos y sus pensamientos van mucho más allá de lo que nosotros podemos imaginar, pero sí encomendamos a él nuestros caminos se logrará y hará conforme a su voluntad por eso es importante poner cada proyecto, Cada sueño cada anhelo de nuestro corazón en sus manos para que él haga su voluntad ya que es buena, es perfecta y agradable. Que nada nos impida lograr su propósito en nuestras vidas, que nada nos desmotive, que nada nos desaliente, que nada quita la visión de nuestras vidas, sino que podamos aprovechar todo lo que pasa a nuestro alrededor, agarrar lo bueno, desechar lo malo y nunca dejar de soñar ya que eso nos ayudará a cumplir nuestras metas.

Deja un comentario